domingo, 5 de diciembre de 2010

Fibromialgia y Homeopatía

La palabra homeopatía proviene del griego "homios", lo cual significa semejante a lo mismo y del "patos", o padecimiento. Esta surgió tan temprano como en el siglo 18 y fue desarrollada por el doctor alemán Samuel Hahnemann. 

A finales del siglo 19 la homeopatía era altamente practicada en los Estados Unidos, donde ya existían 22 escuelas de medicina homeopática y 15% de los médicos ya la practicaban. 

La homeopatía estudia al individuo como un "todo" y enfatiza que el cuerpo posee una fuerza vital que mantiene el estado de salud y la enfermedad aparece cuando se pierde este equilibrio. El principio fundamental de la homeopatía es que "lo semejante cura lo semejante". Es decir, la sustancia que causa los síntomas de enfermedad en una persona sana, puede tratar los mismos síntomas de enfermedad en una persona enferma. 
Los homeópatas tienen la teoría de que el suficiente parecido entre la enfermedad y su cura estimulará el organismo para curarse solo. Antes que nada, se estimula el poder de autocuración del cuerpo en lugar de suprimir la enfermedad, como hace la medicina tradicional. Además se lleva un seguimiento del paciente en forma global o como un todo utilizando diversas sustancias de orígenes mineral, vegetal o animal en dosis bajas. 

Ahora bien, puede ser considerada la homeopatía como un método terapéutico alternativo para tratar la fibromialgia? Según el Dr. James Dillard hay ciertos remedios homeopáticos que pueden ayudar a personas con fibromialgia, como el Rhus Tox. Dillard menciona que queda a discreción de cada paciente, el cual debe seguir utilizando este tipo de remedios si le funcionan bien. 

En un reciente estudio sobre la artritis reumatoidea, se le preguntó a 195 pacientes con tratamiento homeopático si habían experimentado una mejoría en comparación con los otros tratamientos llevados. De estos, el 43% abandonó los otros tratamientos debido a la mejoría obtenida con la homeopatía, 24% adicional de los pacientes reportaron mejorías, pero continuaron también con su otro tratamiento y un 15% decidió continuar sólo con su tratamiento anterior. Además en algunas pruebas realizadas en Europa sugirieron efectos positivos en algunas condiciones como rinitis, fibromialgia e influenza. 

En la homeopatía no se receta según la enfermedad, sino según la persona. Esto depende de cuál es el problema que está ocasionando u originando la ansiedad.

Algunos productos homeopáticos muy utilizados hoy en día son los siguientes:
  • Arnica- para el dolor, debilidad y rigidez. 
  • Bryonia- ayuda a aliviar el dolor producido por el movimiento. 
  • Hypericum- ayuda a mejorar el dolor irradiado hacia los nervios. Es altamente efectivo para el dolor en las extremidades. 

Por otro lado, hay algunos productos efectivos para condiciones como la ansiedad, nerviosismo y fatiga mental, entre los cuales se encuentran:
  • Ignatia imara (Ignatia) 
  • Phosphorus

En la página cibernética The Natural Pharmacy se mencionan otros remedios que pueden ser útiles para la fibromialgia:
  • Calcárea carbónica 
  • Causticum 
  • Cimifuga (Actae racemosa) 
  • Kalmia latifolia 
  • Rabunculus bulbosus 
  • Ruta graneoleus

Sin embargo, la homeopatía también presenta varios inconvenientes, entre los cuales se encuentran:
  • económicos 
  • legales 
  • no reconocimiento científico 
  • desconocimiento popular 
  • dificultad diagnóstica

Finalmente, es muy importante enfatizar que a pesar de que algunos piensan que la homeopatía se puede aplicar a todo tipo de pacientes, aportando numerosos beneficios, dicho tratamiento debe estar bajo la supervisión de un profesional de la salud. 

Fuente:http://www.fibromialgia.com.ar/homeopatia.htm

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Agradezco vuestros comentarios, críticas o consejos. Saludos!!